¿Por qué es importante el mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas?

Mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas

Las instalaciones solares fotovoltaicas se encuentran constantemente sometidas a agentes externos y a cambios de temperatura que afectan tanto a los paneles como a las conexiones eléctricas que las integran. Por todo ello, es importante gozar de un buen mantenimiento de las instalaciones.

El mantenimiento depende de varios factores como por ejemplo:

  • La complejidad de la instalación,
  • La climatología de la zona
  • Incluso la contaminación ambiental existente en la ubicación de la instalación.

La polución y la suciedad se depositan encima de los paneles provocando una disminución del filtro de radiación haciendo que la producción de la planta se reduzca considerablemente.

Aunque la mayoría de la suciedad proviene del polvo, las partículas creadas por los contaminantes de origen humano como el carbono por iones, son más pequeños y provocan pérdidas de energía considerables.

¿Cómo se realiza el mantenimiento de las placas solares?

Es indispensable para asegurar el correcto funcionamiento de los paneles y garantizar la mayor vida útil de la instalación que disponga de un adecuado mantenimiento de sus componentes.

Para realizar un buen mantenimiento fotovoltaico preventivo en instalaciones solares, se deberá:

  • Realizar el mantenimiento del campo fotovoltaico (módulos solares):

Consiste en realizar la limpieza de cualquier tipo de objeto, suciedad, etc. que pueda afectar a la correcta producción de los paneles solares. Como hemos comentado anteriormente, el polvo acumulado o restos de polución también deben de ser eliminados.

La limpieza se debe realizar siempre con productos que no sean abrasivos, evitando así daños al panel, como por ejemplo: agua osmotizada, jabón con PH neutro, etc. y siguiendo en cualquier caso las recomendaciones de mantenimiento del fabricante.

 

  • Inspección visual de los paneles fotovoltaicos

Además de la limpieza del campo fotovoltaico mencionada en primera instancia, también se deberá realizar una inspección visual de los paneles en búsqueda de anomalías.

  • Comprobación de la estructura que soporta los paneles

La estructura soporte de los paneles fotovoltaicos suele estar fabricada íntegramente con perfiles de aluminio y tornillería en acero inoxidable, por lo que no suelen necesitar mantenimiento anticorrosivo. No obstante, se deberá comprobar que no existen deformaciones o grietas, la estanqueidad de la cubierta y que el estado de fijación tanto de la estructura a la superficie como el de los módulos a la estructura es el óptimo.

  • Revisión de los componentes electrónicos

Por último, para un correcto mantenimiento preventivo de la instalación, se deberán revisar todos los componentes eléctricos de la instalación: cuadro de continua, corriente alterna, inversores, sistema de monitorización, etc.

Se deberá realizar una vigilancia activa y un control telemático de la instalación, además de verificar in-situ los componentes, la limpieza o recambio de filtros o cualquier pieza que pueda ser susceptible de error así como verificar el envejecimiento de todos los componentes para realizar las acciones correctivas adecuadas en cada situación.

  • Mantenimiento del sistema de acumulación

Es importante que en instalaciones aisladas en las que se disponga de sistemas de acumulación (baterías solares), se realice de manera habitual la limpieza de la parte superior de las baterías y bornes así como de los terminales de conexión.

También se deberá vigilar el nivel de electrolito de los sistemas de acumulación y en caso de ser necesario, deberíamos rellenar de electrolito hasta el nivel recomendado por el fabricante, ya que así aseguraremos la vida útil de las baterías y las tendremos a pleno rendimiento.

Así mismo, será recomendable comprobar con el densímetro el estado de carga de la batería y su capacidad mediante la medición de la densidad de electrolito.

Periódicamente, también tendremos que realizar una ecualización de las baterías con el objetivo de devolverle a las mismas su capacidad de almacenamiento, aumentar la eficiencia y extender la vida útil.  Esto se conseigue mediante una sobrecarga de tensión aplicada de manera controlada sobre las baterías a ecualizar.

¿Necesitas un servicio de mantenimiento para tu instalación?

¡Contacta con nosotros!

Contacto

Página de contacto
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

 

 

 

 

 

Comparte tus comentarios y opiniones con nosotros